Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más

Acepto

Le informamos que nuestra página web utiliza cookies para analizar la navegación de usuarios.

Las cookies son unos archivos que se instalan en el equipo desde el que accedes a nuestra web con las finalidades que se describen en esta página.

La aplicación que utilizamos para obtener y analizar la información de la navegación es: Google Analytics: www.google.com/analytics/ y www.google.es/intl/es/analytics/privacyoverview.html

Esta aplicación ha sido desarrollada por Google, que nos presta el servicio de análisis de la audiencia de nuestra página. Esta empresa puede utilizar estos datos para mejorar sus propios servicios y para ofrecer servicios a otras empresas. Puedes conocer esos otros usos desde los enlaces indicados.

Esta herramienta no obtiene datos de los nombres o apellidos de los usuarios ni de la dirección postal desde donde se conectan. La información que obtiene está relacionada por ejemplo con el número de páginas visitas, el idioma, red social en la que se publican nuestras noticias, la ciudad a la que está asignada la dirección IP desde la que acceden los usuarios, el número de usuarios que nos visitan, la frecuencia y reincidencia de las visitas, el tiempo de visita, el navegador que usan, el operador o tipo de terminal desde el que se realiza la visita.

Esta información la utilizamos para mejorar nuestra página, detectar nuevas necesidades y valorar las mejoras a introducir con la finalidad de prestar un mejor servicio a los usuarios que nos visitan.

Para permitir, conocer, bloquear o eliminar las cookies instaladas en tu equipo puedes hacerlo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador.

Por ejemplo puedes encontrar información sobre cómo hacerlo en el caso que uses como navegador:

Firefox: http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we
Chrome: http://support.google.com/chrome/bin/answer.py?hl=es&;answer=95647
Explorer: http://windows.microsoft.com/es-es/windows7/how-to-manage-cookies-in-internet-explorer-9
Safari: http://support.apple.com/kb/ph5042
Opera: http://help.opera.com/Windows/11.50/es-ES/cookies.html

Información actualizada a 02/07/2014

Anatomía del Canal Cubital. Estudio anatomoquirúrgico. Parte I.

Anatomía del Canal Cubital. Estudio anatomoquirúrgico. Parte I.
Manuel Llusá Pérez, A. Méndez, P. Forcada, L. Peidro, J.R. Ballesteros
Departamento de Anatomía y Embriología Humana, Laboratorio de Macro-Microdisección y Anatomía Quirúrgica,
Facultad de Medicina, Universidad de Barcelona
Tipo de trabajo: Comunicación oral


Objetivo:
Se presenta un estudio anatómico del nervio cubital en el canal cubital. Aunque el nivel de compresión del nervio en la ranura epitrocleoolecraneana es la principal causa del síndrome del canal cubital, es bien sabido que no es el único punto. En un mismo paciente, el nervio puede ser comprimido en los diferentes niveles, siendo la causa fundamental de la recurrencia clínica.

Material y métodos:
Se ha procedido a la disección de 20 ejemplares criopreservados que han sido inyectados en la arteria braquial del brazo con látex coloreado. Se llevó a cabo un estudio específico de las estructuras que forman el canal cubital desde la aparición del nervio cubital en el compartimento posterior del brazo hasta que alcanza el compartimiento anterior del antebrazo.

Resultados:
En el primer segmento, el nervio cubital discurre en el espesor del tabique intermuscular junto a la arteria colateral cubital superior. En el segundo segmento, podemos encontrar la arcada de Struther, a unos 8 centímetros de la epitróclea. A este nivel se ve un refuerzo de fibras aponeuróticas del vasto medial del músculo tríceps braquial en el 50% de los casos. En el tercer segmento del canal, encontramos el canal epitrocleoolecraneano, cuyo techo es el ligamento de Osborne. En el cuarto segmento del canal cubital, se encuentra la arcada de Osborne a nivel superficial. A nivel profundo encontramos la aponeurosis profunda del flexor cubital del carpo como un sitio potencial para la constricción del nervio cubital, 5 cm distal a la epitróclea.

Discusión / conclusiones:
El resultado del tratamiento quirúrgico del síndrome del canal cubital en los casos idiopáticos depende de una descompresión a nivel de todas las estructuras que pueden estar relacionadas a la compresión, mientras que corre a lo largo del canal cubital. Si bien la mayoría de las veces sólo se abre el ligamento de Osborne y la arcada de Osborne en los casos de recidivas se necesita la revisión del canal cubital entero. Por ello la importancia de conocer la anatomía de la zona, y específicamente la del canal cubital.